Las vacaciones de julio llegan como un respiro en medio de la carrera del trabajo, colegio y universidad. El objetivo es siempre hacer las bolsas de viaje, tomar los pasajes e ir a un lugar delicioso y disfrutar al máximo. Con los amigos, la familia o porque no solo, además de la disposición es necesario llevar en la bolsa algunos cuidados para que la salud quede en escenario secundario y la diversión sea la protagonista.

Antes de embarcar en su nuevo destino, usted debe tomar algunos cuidados. Cuando entra en climas diferentes a los que estamos acostumbrados, el organismo se ve vulnerable a las infecciones respiratorias, rinitis alérgica, alergias en la piel, descompresión en la presión arterial y gastroenteritis. Y para evitar cualquier otro trastorno no debe olvidarse de actualizar su tarjeta de vacunación.

El destino escogido y los pasajes debidamente marcados, debemos investigar qué vacunas son importantes para la nueva aventura, es muy importante prevenir. Cualquier enfermedad puede traer una serie de complicaciones y no vale la pena correr riesgos cuando el asunto es diversión.

De hecho, dependiendo de edad, sexo, condiciones de salud de la persona, transporte escogido para viajar, época del año y condiciones de hospedaje, entre otros factores, la incidencia de enfermedades infecciosas puede ser factor de riesgo para el surgimiento de enfermedades graves durante un viaje. Antes de embarcar, por lo tanto, es necesario informarse sobre las vacunas indicadas para cada región que vaya a visitar.

vacaciones de invierno

Las vacunas pueden efectuarse en los lugares de red de vacunación del sector público y privado habilitados. Consulte el Certificado de Esquema de Vacunación vigente aquí.

Cualquiera que sea la edad, quien vaya a viajar a algunos países de África y de Europa Occidental debe estar protegido contra sarampión, paperas y rubéola. O si va a viajar a Brasil, principalmente para las regiones Sudeste, Centro-Oeste, Norte y / o Nordeste del país vecino, es importante que usted se inmunice con la vacuna de la fiebre amarilla con un mínimo de 15 días de antelación a su viaje.

Aproveche su viaje y coloque al día su cuaderno de vacunación. ¡Si prevenir nunca es demasiado!

Con la tarjeta de vacunas actualizada, otros cuidados van a evitar problemas durante el viaje. Una medida importante y no siempre observada por los viajeros es pensar qué vestir durante el vuelo o trayecto de autobús, en caso de recorridos más largos. Ropa, calzado y, dependiendo del caso, medias elásticas y hasta medicamentos pueden evitar la trombosis o, simplemente, garantizar un viaje tranquilo, con movilidad y buena circulación sanguínea, especialmente en las piernas. El riesgo de trombosis en viajes de larga distancia, principalmente aéreos, es alto. A pesar de ser bastante frecuente, el peligro es desconocido por la mayoría de la población. En general, todas las personas son vulnerables, pero para algunos grupos el riesgo es mayor.

Otro punto que merece atención durante un viaje es la alimentación. Según los expertos, problemas gastrointestinales, como intoxicaciones e infecciones, pueden interrumpir el paseo antes de que los viajeros lleguen a su destino. Para viajes en coche, por ejemplo, evite el consumo de alimentos poco saludables en las paradas de carretera. Lo ideal es llevar, por ejemplo, sándwiches que se pueden preparar en la víspera del viaje, envasados con papel laminado y mantenidos en la heladera antes de ser almacenados para el transporte.

Comer en pequeñas porciones, en intervalos de dos horas, es el más recomendable para viajes largos, especialmente con niños. Para ellas, es importante no huir de la rutina alimentaria, introduciendo alimentos a los que no están acostumbrados. El consejo no vale sólo para el recorrido, pero para todo el período fuera de casa.

Los niños que tienen predisposición al mareo deben tomar la medicación apropiada, prescrita por el médico. Lo ideal es que el estómago esté vacío y que el medicamento sea ingerido media hora antes del viaje. Si el niño empieza a pasar mal en el coche, interrumpa el viaje para medicarla.