Las Fiestas de fin de año van llegando junto a los fuegos artificiales. Vea cómo evitar accidentes.

El uso de fuegos artificiales ya es tradición para muchas personas en las fiestas de fin de año. Aunque para algunos es una diversión, hay que tomar algunos cuidados al manipularlos, evitando así accidentes.

Se debe tener en cuenta que la seguridad comienza ya en la compra:

fuegos artificiales
  • No comprar fuegos artificiales clandestinos, que la mayoría de las veces no son aprobados y no traen orientaciones del fabricante en el embalaje.

  • Seguir las instrucciones del fabricante, y pedir siempre consejos al vendedor de cómo proceder para el mejor uso del artefacto.

  • Preferir fuegos artificiales que vengan con base para encajar en el soporte de los fuegos, así será posible hacer la instalación correcta en el suelo. Evitando así, sostenerlos con las manos.

  • No dejar que los niños prendan los fuegos artificiales y o estén muy cerca en el momento de estallar.

  • Tener seguridad en el momento de hacer la instalación para estallar los fuegos, lo recomendado es que se tenga una distancia de seguridad entre 30 y 50 metros de personas, edificación, coches y cerca de cables eléctricos.

  • Nunca intentar aprovechar los fuegos artificiales que no estallan, se recomienda llevar el artefacto que no estalló hasta la tienda que compró para efectuar el cambio.

  • Recuerde que el alcohol y los fuegos artificiales no se combinan, por lo que es bueno evitar  la ingestión de bebidas alcohólicas antes de prender fuegos artificiales.

  • Al almacenar los fuegos artificiales en casa, dejarlos en un lugar seco y lejos de cocinas, encendedores, evitar la humedad y el acceso de personas fumadores al lugar.

  • Lo recomendado es que al comprar los fuegos usted analice la fecha de caducidad, vale recordar que si el mismo ha vencido y o cerca de la fecha el mismo no va a funcionar de manera adecuada y puede poner su fiesta en riesgo.

  • En caso de quemaduras, recomendamos que para el alivio provisorio usted lave bien el área afectada con agua potable y busque la ayuda de un hospital más cercano para evaluar la gravedad de la quemadura. No se recomienda el uso de jabón, mantequilla o aceite en el área afectada. Intentar siempre mantener la calma en este momento.

Con todas las precauciones tomadas y los fuegos artificiales debidamente comprados, solo resta aprovechar las fiestas en familiares y amigos y disfrutar de los fuegos artificiales.

Clínica San Fernando desea a todos una excelente fiesta y que el año 2018 sea de renovación!