PREVENCIÓN DEL CÁNCER DE MAMA



You are here: Home » NOTICIAS » Noticias de Salud » PREVENCIÓN DEL CÁNCER DE MAMA

logo-sriuMATERIAL BRINDADO POR Sociedad de Radiología e Imagenología del Uruguay (SRIU) Sociedad Uruguaya de Mastología (SUM)

Recomendaciones para del – Recomendaciones generales: Mamografía anual a partir de los 40 años, hasta los 74 años de edad. – Recomendaciones El médico que indique la mamografía de screening debería informar a la mujer sobre los eventuales efectos no deseados de sobrediagnóstico) y sobre el balance entre beneficio y riesgo. En mujeres de 40 a 49 años de edad el screening debe ser anual. En mujeres de 50 años familiares puede aceptarse un régimen bianual de mamografía. En mujeres con alto riesgo de cáncer se magnética mamaria a la mamografía anual. Estarían incluidas en esta categoría las siguientes mujeres: portadoras de una mutación BRCA, familiares de portadoras de esa mutación, mujeres con antecedente de irradiación torácica antes de los síndromes genéticos con conocido aumento de riesgo para cáncer y mujeres con riesgo mayor del 20% a lo largo de la vi evaluación de riesgo. Sociedad de Radiología e Imagenología del Uruguay (SRIU) Sociedad Uruguaya de Mastología (SUM) Recomendaciones para la detección precoz del cáncer de mama. 2015 Recomendaciones generales: Mamografía anual a partir de los 40 años, hasta los 74 Recomendaciones específicas: El médico que indique la mamografía de screening debería informar a la mujer sobre los eventuales efectos no deseados de esta práctica (falsos positivos y sobrediagnóstico) y sobre el balance entre beneficio y riesgo. En mujeres de 40 a 49 años de edad el screening debe ser anual. En mujeres de 50 años o mayores, sin factores de riesgo personales o puede aceptarse un régimen bianual de mamografía. En mujeres con alto riesgo de cáncer se recomienda adicionar una resonancia magnética mamaria a la mamografía anual. das en esta categoría las siguientes mujeres: portadoras de una BRCA, familiares de portadoras de esa mutación, mujeres con antecedente de irradiación torácica antes de los 30 años, portadoras de otros ndromes genéticos con conocido aumento de riesgo para cáncer y mujeres con riesgo mayor del 20% a lo largo de la vida según modelos matemáticos de Sociedad de Radiología e Imagenología del Uruguay (SRIU) Sociedad Uruguaya de Mastología (SUM) la detección precoz Mamografía anual a partir de los 40 años, hasta los 74 El médico que indique la mamografía de screening debería informar a la mujer esta práctica (falsos positivos y En mujeres de 40 a 49 años de edad el screening debe ser anual. sin factores de riesgo personales o adicionar una resonancia das en esta categoría las siguientes mujeres: portadoras de una BRCA, familiares de portadoras de esa mutación, mujeres con 30 años, portadoras de otros ndromes genéticos con conocido aumento de riesgo para cáncer y mujeres da según modelos matemáticos de Argumentos que sustentan estas recomendaciones: – La SRIU y la SUM priorizan el beneficio del screening con mamografía (reducción de la mortalidad por cáncer mamario) en relación a los efectos no deseados del mismo (falsos positivos y sobrediagnóstico). – Existe evidencia consistente que indica una reducción de la mortalidad atribuible al screening con mamografía en mujeres de 40 a 74 años de edad 1-12 . – En la mayoría de las publicaciones la magnitud de la reducción de la mortalidad se ubica entre el 20% y el 30%. – Si se considera solamente a las mujeres de 40 a 49 años de edad, también existe evidencia que indica una reducción de la mortalidad atribuible al screening 13-16 . – La magnitud de la reducción de la mortalidad en mujeres de 40 a 49 años se ubica entre el 15% y el 29%. – En Uruguay existe una incidencia relevante de cáncer de mama en mujeres de 40 a 49 años. Según el Registro Nacional de Cáncer, en el periodo evaluado de 2007 a 2011, ocurrieron 1535 casos de cáncer mamario en mujeres de 40 a 49 años y 1891 casos en mujeres de 50 a 59 años17 . – La SRIU y la SUM consideran que la diferencia de incidencia entre los rangos etarios mencionados no justifica excluir a las mujeres de 40 a 49 años de las recomendaciones antes expresadas. – No existe evidencia directa en relación a cual es el intervalo óptimo entre las mamografías de screening, pero existe evidencia indirecta que indica un beneficio mayor con un régimen anual en relación a otras estrategias. Esta evidencia a favor de un régimen anual es clara para las mujeres de 40 a 49 años pero no es tan consistente en las mujeres de 50 años o mayores18-21 . – La SRIU y la SUM consideran que la evidencia en relación a los efectos no deseados del screening no tiene la consistencia suficiente como para determinar una modificación en el régimen de screening. – La evidencia indica que, en la primera mamografía de screening, la probabilidad de que ocurra un falso positivo por una anomalía que requiera biopsia es de 2.5%. Comenzando a los 40 años de edad y luego de 10 años de screening con un régimen anual, la probabilidad acumulada de que ocurra un falso positivo por una anomalía que requiera biopsia es de 7% 22 . – El sobrediagnóstico es una magnitud cuya forma de estimarla no está definida con precisión en la literatura científica. La evidencia que toma en cuenta todos los factores que influyen en esta magnitud, en varios programas de screening europeos, indica que el sobrediagnóstico no supera el 10% 23 . – La SRIU y la SUM consideran que el término sobrediagnóstico es inadecuado y no refleja un daño del screening. Con el screening se detectan lesiones reales, no se crean artificialmente, y el objetivo no es predecir su evolución natural. El término correcto sería sobretratamiento. Se requiere un abordaje multidisciplinario e información adicional a la que está disponible actualmente, para alcanzar mayor precisión en la conducta frente a las lesiones detectadas en el screening y reducir el sobretratamiento. – La evidencia indica que el riesgo de daño causado por la exposición a los rayos X durante la mamografía es mínimo en relación al beneficio que se puede obtener por el screening24-26. No hay evidencia clínica de que ocurra un daño real con las dosis utilizadas en la mamografía. Dicho riesgo no debe tomarse como excusa para contraindicar, o modificar, la aplicación del screening, ya que se estaría causando un daño potencial mucho mayor al que se pretende evitar. – Existe evidencia consistente en relación al beneficio de adicionar a la mamografía anual, una resonancia magnética mamaria anual, en las mujeres con alto riesgo27 .


x
Suscríbase a nuestro boletín

Ingrese su correo electrónico